El mundo de la música siempre ha sido un negocio. Siempre, de toda la vida. Quizá hoy en día vivimos uno de los momentos en los que esto está más presente y acentuado que nunca, y es algo que podemos ver en todos los ámbitos del panorama musical y sus múltiples vertientes y géneros; tanto en el sector más comercial o mainstream, o en el underground/alternativo, debes vender para estar un paso por delante del resto, de lo contrario, lo tienes crudo. El mundo de la música también ha sido siempre una competición, y es uno de los detonantes del nacimiento de las “mafias de SoundCloud”. Nombre un tanto exagerado probablemente, pero la mayoría de estos perfiles/colectivos de los que ahora hablaremos son difíciles de calificar con otro nombre que no sea ese.

No tengo conciencia exacta de cuando empezó está practica de promoción, ni quién la empezó, pero si sé que muchos medios de comunicación de la escena electrónica internacional cobran desde hace tiempo por sacar tu música en sus perfiles de SoundCloud con millones de seguidores, o simplemente por darte unrepost” para ganar reproducciones. Cobrar por eso no me parece mal en absoluto, al final son medios de comunicación con gran influencia y lo que hacen es dar promoción a quien se la pide, esto ha funcionado así siempre, lo que ya no me parece bien es cobrarle a alguien por sacar su nuevo track en tu perfil, es como si ahora Steve Angello te pide dinero por editar en Size o Frank Wiedemann en Innervisions. Es cierto que no hablamos de sellos discográficos propiamente dichos, hablas de medios de comunicación reconvertidos a medios/canales de promoción, y ahí ya entra la ética o los valores cada uno en ese sentido; servidor seria incapaz de cobrar a un joven productor que me venga con un my buen tema y quiera regalarlo a través de nuestro perfil de SoundCloud. Seria incapaz, directamente. De ahí el negocio y la competición, que cuantos más seguidores tienes más vales, ergo más cobras.

Como medio de comunicación debes tener un filtro y mantener un mínimo de calidad en tus “lanzamientos”, pero de ahí ya pasamos a los perfiles que no son medios, que son directamente canales de promoción propiamente dichos con, por poner un ejemplo, 500.000 seguidores en SoundCloud. Eso asegura un buen número de reproducciones, y es tentador ofrecer tu nuevo tema en ese canal para así ganar notoriedad y sobre todo seguidores, ya que tanto con las descargas como con la mención del canal, tu numero de fans en la plataforma aumentará de forma segura; eso si, debes poder permitirte pagar por salir en ese canal, o peor aún, permitirte un simple “repost“. Frente a la posibilidad de ganar dinero aprovechándote de la música de otros, la calidad empieza a importar cada día menos; los verdes son muy jugosos y eso hace que a veces encuentres verdaderas chapuzas -con todo el respeto, pero intento ser directo para que todo se entienda mejor- con cientos de miles de reproducciones. Esto contrasta con producciones de gente joven o nueva, empezando y sin recursos que suenan verdaderamente bien, y no alcanzan apenas los mil plays. Y es triste que es el dinero esté controlando quién destaca y quien no. Es muy triste.

¿Que evidentemente hay canales de promoción con buenas intenciones? Los hay, menos de los que deberían, pero los hay. Hay muchos que solo se dedican a compartir buena música de gente con o sin recursos, eso al final cuando no hay dinero de por medio, es más que secundario. Pero hay mafias, existen esos colectivos de varios perfiles que infinidad de seguidores que están convirtiendo SoundCloud en un negocio donde la calidad cada día importa menos. Lo están convirtiendo en su negocio, mejor dicho, dejando a SoundCloud al margen. Que también se puede destacar sin esos recursos y sin esa inversión de tener un millón de seguidores de followers como audiencia que te aseguran esos canales de promoción, pero cuesta más. Si esto puede llegar a molestarme no es porque otros estén haciendo dinero con ello, me molesta porque es una realidad que hay mucha gente aprovechándose del trabajo de los demás; hay medios o canales que te cobran solo por escuchar tu promo, y si hay suerte, la sacas con ellos, de lo contrario, has pagado entre 50 y 100 euros, literalmente, para nada. Y eso es aprovecharse, y mucho.

La conclusión de todo esto es que, SoundCloud, que en un principio era una gran herramienta para jóvenes -o no tan jóvenes- para empezar a promocionar su música, se ha convertido en un negocio interno para muchos que eclipsa la buena música de otros tantos y da altavoz, en más casos de los que debería, a trabajos más mediocres. Y todo esto, por una sola cosa, algo que lo corrompe todo; el dinero. ¿Lícito? Por supuesto. ¿Beneficioso? solo para unos pocos. Quizá esto debería estar regulado. O quizá no, y es solo una evolución de SoundCloud -para mi, una involución en toda regla-. Pero ese debate, ya se lo dejo a otros.

CharlyMoos

CharlyMoos

Este es mi rincón. Aquí comparto lo que siento y opino de la música que me mueve. Podéis encontrarme en Twitter como @CharlyMoos
  • Samuel

    Que gran verdad Y lo peor es que esa bola se encargan de hacerla crecer todavia mas, ya que si te interesa una cancion gratuita tienes que seguir las 10 cuentas de turno para que sean todavia mas grandes y para que le puedan clavar mas dinero a los que quieran publicidad.

  • Nacho Molina

    toda la razon. no voy a decir mucho pero todos los dias me encuentro con esto y debido a que no me gusta realizar esta practica me siento el mas estupido de la clase… pero oye soy honrado y si quieres promocionarme no voy a soltar guita solo te dare las gracias mas sinceras y posiblemte el que yo te siga por tener una forma de promocion basada en el gusto y no en el billete.