La pasada noche del 17 de febrero tuvo lugar el primer evento organizado por el colectivo theBasement en este 2017. La Sala Moon fue la elegida para la celebración de una Night Shift que contaba con unos invitados de lujo en su primera visita a la ciudad, Red Axes. El dúo israelita llegaba a Valencia por primera vez en una semana en la que también actuaban en Madrid -Mondo- y Barcelona -Nitsa-. Dori Sadovnik y Niv Arzi son conocidos por la fusión de sonidos entre el Disco, el House y el Rock, una mezcla que les ha llevado a lo más alto del panorama y que desde el año pasado intentan transmitir desde su propia discográfica, Garzen Records.

Llegábamos a los alrededores de la sala para el habitual calentamiento demasiado pronto, lo que propició el poder observar como el aforo tanto en la cola como fuera iba creciendo poco a poco. Entramos un buen rato antes de que arrancasen los invitados principales ya que queríamos escuchar y empezar a bailar con el warm-up desarrollado por Boranimals en formato b2b con Charlie Whatever, piezas claves del theBasement Soundsystem. Nada más entrar, el primer tema bailado fue el ‘Ciquita’ de Bawrut, hit muy marca de la casa que vino de lujo para comenzar la noche. Los residentes se encargaron de movernos a base de House, Disco y ciertas pinceladas de Acid durante la hora y media que estuvimos presentes para dejar la pista al punto perfecto antes de que arrancasen los israelitas.

Sobre las cuatro y media aparecieron Red Axes por la cabina. Con la zamarra de Garzen enfundada y la cerveza en mano, los primeros compases se desarrollaron de una manera muy parecida al set que hicieron en el Burning Man el pasado año -el cual aprovecho para recomendar-. Durante la hora y media, ambos fueron capaces de hacer las delicias de todo el personal, preocupándose de que nadie dejase de bailar. Temas como el ‘Dem Young Scoonies’ de Moodymann o el rework de Roman Flügel al ‘Out Of Here’ de Benedikt Frey fueron sucediéndose hasta llegar al momento de cerrar por todo lo alto con su propio ‘Sun My Sweet Sun’ y poner la sala patas arriba. La sensación que se nos queda después de analizar el set es positiva, porque -pese a que fuese más bien previsible- el ambiente, el notable sonido y la compañía hicieron que ese detalle pasase desapercibido y disfrutásemos mucho.

Lamentándolo mucho tuvimos que abandonar la sala al poco rato de que comenzase el b2b entre otros dos miembros del theBasement Soundsystem, Aapaes y Electronicall, que serían los encargados de cerrar la noche. De todas formas, el rato que pasamos fue más que suficiente para poder afirmar que la primera Night Shift de este año fue un gran éxito. El respeto del aforo -cosa no muy habitual por Valencia- el cuidado y el acierto con los DJs invitados, el buen trato recibido y el buen rollo que se genera son algunos de los elementos que hacen que la fórmula theBasement siga creciendo cada vez más, y seguro que nos deparará alegrías tanto a corto como a largo plazo.

Guille BV

Guille BV

Trying to explain the inexplicable