El fallecimiento de Chester Bennington fue un palo muy grande para la música a nivel mundial. El cantante estadounidense, junto al resto de miembros de Linkin Park, fueron un tremendo icono para los adolescentes que durante los primerísimos años del siglo XXI vivieron su música de cerca gracias a álbumes como ‘Hybrid Theory‘ o ‘Meteora‘, dentro de los cuales se encuentran algunos de los mejores trabajos de la extensa carrera de la banda. Con los posteriores, tanto sus fans más antiguos como los que se fueron adhiriendo progresivamente a su movimiento coincidieron en que, poco a poco, fueron perdiendo esa esencia de los dos álbumes que hemos mencionado, a pesar de que aún eran capaces de dejarnos temas muy destacados que prevalecían sobre el resto, hasta llegar al más reciente, ‘One More Light‘, con el que remitiéndonos al título de las canciones que los componen podemos hacernos una idea del estado emocional en el que se encontraba Chester.

Steve Aoki fue uno de los grandes amigos del vocalista en los últimos años, una amistad que, de hecho, le llevó a trabajar junto a la banda al completo en la creación de ‘A Light That Never Comes‘, un trabajo que fue bastante criticado por los fans de Linkin Park al sumarse a la por entonces moda del mal llamado ‘EDM‘. Esta amistad, una vez más, le ha motivado a realizar su particular homenaje en formato remezcla, trabajando sobre el mismo ‘One More Light‘ que da nombre al álbum más reciente de la banda, enfocándose en un Future Bass que, todo sea dicho, es un acierto en esta ocasión, pues transmite la emotividad que se espera de un homenaje de este calibre y que nos recuerda a todos aquellos que hemos escuchado a Linkin Park en algún punto de nuestras vidas que Chester Bennington siempre estará presente.

Encuentra lo más nuevo en música electrónica en nuestra playlist de novedades en Spotify

Alex

Alex

They told me I couldn't. So I did.