ODESZA explotan su potencial al máximo en su tercer y mejor álbum, ‘A Moment Apart’

En el exacto tercer aniversario de su celebrado ‘In Return’, el dúo de productores americanos Harrison Mills y Michael Clayton –ODESZA para sus seguidores- han estrenado su esperadísimo tercer álbum de estudio, ‘A Moment Apart’. Los originarios de Seattle han estado muy ocupados todo este tiempo viajando por todo el mundo ya fuera por su propia como de festival en festival. Además, el pasado año destaparon otro gran proyecto al que ya llevaban dando forma un buen periodo de tiempo, su sello propio Foreign Family Collective, que ha ayudado a proyectar a la fama a productores de la talla de Jai Wolf.

Por supuesto, el otro gran proyecto que ha tenido a ODESZA ocupado es del que vamos a hablar a continuación, que es este nuevo álbum. ‘A Moment Apart’ es un punto de inflexión en la carrera musical de este dúo, un trabajo en el que se les ve más seguros de sí mismos que nunca con su estilo inimitable. Tras el éxito de su anterior álbum, el cual les ha colocado en una posición muy privilegiada en el panorama musical, en este nuevo trabajo Mills y Clayton exprimen al máximo y elevan a la enésima potencia su peculiar fórmula camaleónica que hace que prácticamente todo lo que le echen encima suene bien.La naturaleza y la influencia de las distintas culturas del mundo siempre han sido la marca significativa de ODESZA, y esta vez no ha sido distinto. Concretamente, la pareja ha confesado en una entrevista para Dancing Astronaut que Seattle, estado en el que se han criado y se encierran en el estudio, ha inspirado el sonido de ‘A Moment Apart’ por su localización, tiempo y en especial las influencias musicales de corriente indie características de esa zona.

El tercer álbum de los americanos se puede definir a priori como un largo y ambicioso viaje de 16 temas que aflora al oyente sensaciones más o menos dispares a medida que este avanza, unas más familiares -relacionadas con sus anteriores trabajos- y otras sorprendentemente nuevas, todo ello a través de una gran recámara de sonidos que evocan la grandiosidad. Sin ir más lejos ‘Intro’, el tema que por si no queda claro introduce ‘A Moment Apart’, no es más que una base espacial/atmosférica creciente que acompaña a una voz femenina describiendo la sensación que debió de tener el primer cosmonauta ruso al viajar al espacio y buscar -retóricamente- las esquinas del planeta Tierra.

El enlace entre ‘Intro’ y ‘A Moment Apart’ se hace inapreciable (punto para ODESZA), y cuando este segundo tema se presenta con su explosión de euforia no te hace falta seguir escuchando para saber que todo lo que queda va a ser bueno. La característica percusión, harmonías y coros son los que ayudan a prolongar esta sensación a lo largo de la canción, ayudados de una ayuda extra de las cuerdas de violines, arpas y pianos que preceden al drop y mantienen el clímax al final de la canción. A continuación suena ‘Higher Ground’ junto a la vocalista Naomi Wild, tema que, al igual que la tintineante ‘Divide’ junto a Kelsey Bulkin, coquetea con el pop en cuanto a estructura y acústica, aunque siempre respetando el campo de la producción electrónica.

‘Boy’ es tal vez uno de los temas que más anticipaban los seguidores del grupo ya que llevaban un largo tiempo tocándolo en sus sets, lo cual no es de extrañar ya que su estética se ajusta a la perfección de los temas incluidos en su anterior álbum. Este tema tiene una mayor presencia de sintetizadores, los cuales percuten, armonizan y chirrían -en el buen sentido de la palabra- sin miedo a un ritmo frenético. A continuación suenan ‘Line Of Sight’ junto a WYNNE y Mansionair y ‘Late Night’, los dos primeros adelantos de los cuales ya hablamos cuando se presentaron en abril y que como comentábamos, exaltan ese sentimiento uplifting y mágico que nos pretenden transmitir a lo largo de todo el álbum.

‘Across The Room’ es otro de los temas que más se esperaba, concretamente porque lo único que se sabía de él era que colaboraba el vocalista soul Leon Bridges, el cual suena genial acompañado de unos coros que imitan coros góspel cantando exaltados de la emoción. En resumen, este track ha traido lo mejor de cada casa. Siguiendo está ‘Meridian’, del cual también hablamos cuando lo presentaron antes este año y definimos como la perfecta simbiosis entre los característicos sonidos tribales que se reiteraban en ‘In Return’ y esta nueva etapa abierta. ‘Everything At Your Feet’ es uno de mis temas favoritos, y llama la atención en primer lugar por sus cánticos en castellano de mano de las mexicanas The Chamanas, lo cual no es lo que uno acostumbra a escuchar de normal en la música electrónica; y en segundo lugar el buen gusto con el que ODESZA incluye las trompetas para acompañar al resto de melodías envolventes.

El décimo track es ‘Just A Memory’, el cual deja lucirse mejor que en ningún otra canción a la vocalista, quien es ni más ni menos que la veterana Regina Spektor. Regina se sale de su registro habitual de jazz/pop para ponerse a merced de los de Seattle, aunque esto no ha evitado que sus cantos -que hablan sobre luchar por una relación que no quiere que se convierta en un mero recuerdo- queden muy por encima de la producción, que en este caso opta por ser más orgánica. ‘Thin Floors And Tall Ceillings’ tal vez pase más desapercibida por su timidez, pero no hay que ignorarla por ello. Las cuerdas son las grandes ganadoras del tema, ayudando a las melodías a llegar a los momentos más álgidos de la canción en los drop.

A continuación suena ‘La Ciudad’, canción que se lleva el premio a la más rítmica de ‘A Moment Apart’, incluyéndose un mix de percusiones que van desde palmadas, tambores y maderas a sonidos más artificiales. Sin duda, en este caso la melodía, qie podía ser más protagonista en la mayoría del resto de los temas, queda relegada en un segundo plano. ‘Falls’ junto a Sasha Sloan tiene una producción más introvertida que deja a la vocalista llevar la voz cantante -nunca mejor dicho- del track. De destacar son además los pre-chorus que, a través de ritmos acelerados y vientos de metal incrementan la espectacularidad de un drop que, siguiendo la misma dinámica que el resto del álbum, es explosivo y tiene a la euforia como etiqueta.

Vamos llegando -al fin- al punto final del álbum, y ‘Show Me’ disminuye la intensidad traída hasta ahora, lo cual es un buen truco para no restarle el protagonismo que merece ‘Corners Of The Earth’ junto a RY X, el cual también presentaron previamente al álbum y es uno de los mejores temas de ODESZA en lo que lleva de carrera. Los sonidos espectrales y majestuosos vientos se combinan en este track final para de culminar de manera apoteósica y épica ‘A Moment Apart’, conectando además el nombre del tema con esa introducción en la que el astronauta buscaba sin éxito un final los límites del planeta.

Poco más puedo decir que no haya expresado ya. ODESZA ha dado un gran paso adelante con este luminoso álbum evolucionando un sonido propio que no parecía que fuese a ir a más teniendo en cuenta que ‘In Return’, su segundo álbum, no se iba muy lejos de su debut ‘Summer’s Gone’, pero vaya si lo han conseguido. Ya puedes escuchar a continuación ‘A Moment Apart’ al completo.

Joaquín

Joaquín

A melody pure and a rhythm loud.