La historia de Eelko van Kooten y Martin Garrix, como muchos ya sabréis, no terminó del todo bien. El primero, CEO y máximo responsable de Spinnin’ Records y también artífice de parte del monumental éxito del joven artista holandés, fue denunciado por el mismo por algunos temas legales que ahora comentaremos. En resumidas cuentas, Spinnin’ Records tenía el poder de quedarse con los derechos de la música que Martin Garrix editó de la mano de la discográfica desde que a los 16 años firmó su contrato con ellos. Aquel acuerdo también implicaba a una agencia de management, también propiedad de Eelko, llamada Music All-Stars, en la que podemos encontrar a la mayoría de los artistas, sobre todo jóvenes, que firman por Spinnin’ Records.

Cuando a Martin Garrix le comunicaron hace ya dos años que no tendría el poder sobre su música, ya que a partir de ese momento sería toda propiedad de Spinnin’ Records, el holandés empezó la guerra por su parte rompiendo relaciones tanto con la discográfica como con su equipo de management y, dos años después, ha ganado la partida. Durante el juicio, Martin Garrix acusó a Eelko de presentar información falsa y de mirar solo por su parte en el contrato que en su día firmaron, de manera que el artista, él mismo, no se veía beneficiado en los términos de su propia música.

Según recogen algunos medios, Martin Garrix afirmó que este no es un caso aislado, algo que ya sabíamos ya que artistas como Julian Jordan también se pronunciaron sobre esto y rompieron su relación con la monstruosa discográfica.

“Estoy contento con como ha acabado todo, y no solo por mi, sino por todos los DJs y productores, ya que esto no va solo de mi, sino de todos los artistas”

Esto supone un duro golpe para una marca con el poder y la repercusión de Spinnin’ Records, y más teniendo en cuenta que Warner acaba de comprar la discográfica. Son tiempos de cambio para Eelko y su equipo, veremos como y donde acaba uno de los sellos con más y mejor potencial del mundo de la electrónica.

Charly

Charly

@charlytweet__