A principios del pasado mes tuvo lugar la segunda edición en este 2017 de una de las fiestas más populares, sino la que más, de Valencia. Fayer se ha ganado por méritos propios ese título a base de noches y noches apostando por los artistas más en forma del panorama. Para la última cita el invitado especial fue Maceo Plex, máximo responsable de la discográfica Ellum y de las fiesta Mosaic. Su número de fieles no para de crecer, y la mezcla entre el artista y la fecha fue la culpable -en el buen sentido de la palabra- de tener que trasladar el evento a otra sala con más capacidad, Akuarela.

El calentamiento fue en casa, así que llegamos directamente para entrar a la sala, escuchar los últimos compases del warm-up y coger buen sitio. El encargado de hacernos entrar en calor fue Mike Gannu, residente de Fayer y buen conocedor del público que tenía en frente. El valenciano supo que hacer en cada momento, dando cera pero sin pasarse. Uno de los mejores momentos de la noche vino de su mano, cuando Maceo ya asomaba por la cabina y se despidió con el ‘Surge’ de Patrice Bäumel, una maravilla.

Las agujas del reloj marcaban las 3:30 cuando llegaba lo más esperado, dos horas de Maceo Plex por delante. A decir verdad, el set se me pasó volando, lo cual es buena señal. El americano es un jefazo, está muy en forma y nos controló a todos como quiso en un vuelo acompañado por una sala a reventar. Entre bombo y bombo ‘Motor Rotor’ cayó como una bomba, el petardo más sonoro de la temporada si no contamos con las fallas. Con un público agotado y prácticamente exhausto Maceo se despedía con su merecida ovación, el reconocimiento al trabajo bien hecho.

Pero el respiro fue breve ya que Edu Imbernón tomaba los mandos. El mandamás de tanto la discográfica como la fiesta se encargó de mantener el ambiente en el mismo punto hasta el final. Para ello, fue dejando de lado las melodías para ganar contundencia y groove, desembocando todo en el mejor momento de la noche, el cierre con un edit al archiconocido ‘Born Slippy’ de Underwold que podéis ver a continuación.

El único problema fue el aforo de la pista principal, problema que considero ajeno a la organización ya que en ella se congregó todo el público que en teoría se tenía que dividir entre las dos salas. En el warm-up ya se pudo observar, pero con la llegada de Plex se agravó, llegando a ser muy molesto. Fallo en la logística que no influyó en que todos los allí presentes pudiéramos disfrutar de una noche y un invitado de esas dimensiones. La próxima cita ya ha sido anunciada y esta vez será Dixon el que haga las delicias del personal, nosotros no nos lo perderemos.

Guille BV

Guille BV

Less drama, more techno