En los últimos diez años, pocos artistas han tenido la influencia y el impacto en la música electrónica que ha tenido Justice. El dúo francés han sido todos unos pioneros en el Electro, demostrando siempre una inquietud creativa marcada por una fuerte influencia del Rock y el Punk, estando a la vanguardia musical álbum tras álbum.

En una escena musical dominada por DJs y productores que se han convertido en auténticas estrellas mundiales como Calvin Harris, The Chainsmokers o Martin Garrix por nombrar unos pocos, parece difícil que unos veteranos como son Xavier De Rosnay y Gaspard Augé aún mantengan la capacidad de conseguir un éxito notorio manteniéndose lejos de las tendencias que han convertido a la electrónica en el nuevo Pop. No obstante, estos dos están más que de sobra capacitados y con su tercer álbum ‘Woman’, el primero desde 2011, han sido capaces de alejarse de esta corriente, redefiniendo el género una vez más.

Según el propio De Rosnay, “Woman suena como si fueras con tu mejor amigo, tu mujer y tus hijos en el coche”. Una paradoja de que Justice trata de transmitir un estado de ánimo positivo para cualquier momento o lugar. Bajo nuestro criterio, ‘Woman’ está un poco por encima de su predecesor ‘Audio, Video, Disco’. Es verdad que el sonido Electro tan crudo que les caracterizaba no está tan presente, pero no consideramos que haya desaparecido, sino que ha evolucionado en algo más elegante y delicado.

‘Woman’ tiene un diseño sonoro espectacular, con sintetizadores que suenan como guitarras o guitarras que suenan como sintetizadores, engañando al oyente y atrapándolo desde el primer instante. Es un álbum muy progresivo que cuenta con la presencia hasta de un coro y de una orquesta y en el que la experimentación está a la orden del día. También, como es de esperar viniendo de Justice, aquí se ofrecen reminiscencias e influencias musicales de hace varias décadas, solo que en vez de evocarnos a artistas como Led Zeppelin, nos recuerda a otros como Prince, Queen o Chic gracias a la mayor presencia de sonidos Disco, justamente al igual que en su álbum debut ‘Cross’.

El disco abre con ‘Safe and Sound’, un tema que ya conocíamos y que mezcla la voz de un coro con una línea de bajo y unas melodías de marcado carácter Disco y Funky que puede que a más de uno le recuerden por momentos a Daft Punk, salvando las distancias, eso sí. Hay otros temas que al igual que este transmiten muy buen rollo como pueden ser, ‘Pleasure’, ‘Feel Good’ o ‘Randy’, uno de los singles principales del LP que ya habíamos escuchado unos meses atrás. Estos tracks, en mayor o menor medida, incluyen guitarras muy distorsionadas, bajos pulsantes y melodías muy elaboradas que en conjunto con las vocales empleadas aportan carácter y personalidad propia a cada tema.

Que ‘Woman’ incluya en su conjunto un sonido más refinado no quiere decir que Justice hayan dejado de lado los ritmos más rotos, ya que cortes como ‘Chorus’, ‘Alakazam !’ o ‘Heavy Metal’, en cuya producción participó todo un peso pesado del Electro como es Boys Noize, demuestran que De Rosnay y Augé saben seguir sorprendiéndonos con temas contundentes, listos para destrozar la pista de baile.

Finalmente, el disco termina con ‘Love S.O.S’, una de las piezas de carácter más vintage y con ‘Close Call’, un outro más ambiental y experimental, un estilo de track con los que muchos productores juegan hoy en día, y que a pesar de que no suena nada mal, no nos ha terminado de convencer tanto como los nueve anteriores.

En definitiva, ‘Woman’ es un álbum que representa la clara madurez de Justice, quienes continúan demostrando que no hace falta acercarse a los cánones y tendencias actuales para conseguir un sonido estupendo e innovador a la par que cercano a las corrientes de hace décadas, consiguiendo un resultado de carácter novedoso pero que sin embargo, nos suena muy familiar. Todo un triunfo de estos dos franceses que nos han vuelto a dar una clase magistral, añadiendo algo de Disco a su característica fusión de Electro, Dance y Metal, jugando con la música a su antojo y poniendo en evidencia que el formato clásico de álbum no está muerto.

Puede que no seamos muy religiosos, pero estas dos leyendas nos siguen haciendo adorar a una cruz. Disfruten.

Tascón

Tascón

Random website bio