Todo empezó al cierre de la temporada pasada en Ibiza, cuando la mítica discoteca Space decidía adiós de forma definitiva. Durante los meses de otoño e invierno fueron muchos los rumores sobre el nuevo inquilino hasta que se descubrió por todo lo alto Hï Ibiza, el nuevo proyecto de Ushuaïa Entertainment que nacía con la ambición de ocupar el protagonismo de las noches en la isla blanca. No tardaron en llegar los detractores de esta nueva idea, con el principal argumento de la conversión elitista a la que está virando el ambiente en Ibiza. Esto es ya un hecho desde un tiempo a esta parte, Ibiza llama al turismo más pudiente con cada vez más restaurantes, hoteles y clubs del más alto standing. No es raro ver como grandes chefs, diseñadores o empresarios abren su negocio en la isla buscando este turismo del que hablamos.

Otro de los puntos en contra en primer momento era la programación. Escepticismo de que llenara Platja d’en Bossa de residencias mainstreams durante la semana, lapidando el ambiente underground de su predecesora. Sin embargo, ha seguido la línea que llevaban en su hermana mayor Ushuaïa en la sesión de tarde. Una programación completa apta para todos los gustos. Por aquí están pasando este verano las residencia de artistas de la talla de Martin Garrix, Armin van Buuren, Eric Prydz, Black Coffee, o las fiestas In The Dark, Glitterbox y Hï Sundays!. Todo ello con una estética muy cuidada y apostando por la última tecnología. Nosotros pudimos vivir dos noches mágicas y ver la diferencia de ambientes entre una de las fiestas más mainstreams y una de sus noches fuertes del verano: el cierre de residencia de Eric Prydz.

Por un lado, en nuestro Hï Sundays! tuvimos la oportunidad de ver en la sala principal a Steve Angello, Oliver Heldens y el invitado especial de ese día, Hardwell. Pero en la supuesta sala secundaria teníamos nada más y nada menos que a Danny Howard o los residentes Mambo Brothers. Con ellos pudimos bailar a gusto, sin agobios, como suele ser habitual cuando están las “estrellas” actuando cerca. Siendo sincero, me causó una gran impresión tanto en lo visual como en el sonido, con una buena remodelación a juego con la dirección que se iba buscando.

Eric Prydz

La segunda noche aunque, a priori, parecía que podríamos ver casi un aforo completo debido a la fecha tan señalada, no fue así. Fue muy raro viendo el cartel con el que contaba Hï Ibiza: Eric Prydz, deadmau5, Andrea Oliva o Cristoph entre otros. Cambio de decoración respecto a la noche anterior, haciendo de esta un pequeño EPIC. El británico Cristoph se encargaba de calentar la pista con una estupenda actuación acorde con lo que debía. Un sorprendente deadmau5 decidió para este closing brindarnos 90 minutos de Techno, dejando a un lado sus temas más conocidos. Simplemente sublime. Para acabar, tres horas del sueco en estado puro. A Eric Prydz le dio tiempo a navegar entre sus diferentes alias y tocar distintos palos. Algo esencial y por lo que enamora, la variedad en sus sets, haciendo de cada uno de ellos algo diferente, tal y como hizo 5 horas antes en Café Mambo, una cuidada actuación enfocada al momento y al lugar.

¿Es Hï Ibiza algo diferente y digno de ver? Sí. ¿Este nuevo concepto mata el concepto original de Ibiza? No más de lo que llevan haciendo las demás grandes discotecas durante años. Ibiza es apto para todos los públicos, tanto el que quiere disfrutar de la isla a un módico precio, con sus calas únicas y su ambiente de siempre, como el que quiere ir a todo lujo. Simplemente hay que tener claro a lo que vamos y elegir bien los lugares más acordes a nuestros planes. Dicho esto solo queda decir… ¡Gracias Hï Ibiza y hasta el verano que viene!

Pablo Shaz

Pablo Shaz

#ProgIsAlive