9 errores al empezar a producir | Producción Online

Buenas a todos, soy Alex, de la comunidad de productores de música electrónica Producción Online y antes de nada quería darte la bienvenida a este artículo el cual es el detonante de una historia muy interesante que iremos desarrollando durante este año junto a EDM Spain y en la que estoy seguro que lo pasarás genial, sobre todo, si eres productor.

¡Así que sin dar más vueltas, vamos al lío!

1. Autolimitarte y gastar dinero

Últimamente he recibido bastantes preguntas de gente que lleva entre 0 y 4 meses aproximadamente en la producción de música electrónica acerca de supuestos problemas de acústica en el estudio o sala donde producen, me comentan cómo tienen diseñado su sistema pero aún así creen que lo tienen mal montado.

Otra pregunta común entre los recién llegados es acerca del hardware necesario para producir.

  • ¿Es necesario comprar un sintetizador de verdad?
  • ¿Tengo que tener algún controlador MIDI de algún tipo?
  • ¿Merece la pena comprar un compresor físico?
  • ¿Qué plugins puedo comprarme para sonar mejor?

La respuesta que humildemente suelo dar en casi el cien por cien de los casos es la misma. Estás pensando demasiado en algo que no te está enseñando a producir música, solo desinflar tu cartera. Si tenemos una ventaja siendo productores en estos últimos años es que podemos hacer grandes cosas con muy poco presupuesto. Realmente lo único necesario para producir música electrónica es un portátil y unos auriculares o monitores de estudio competitivos.

Por eso es que, aprende aprende y aprende, tu mayor activo al principio debe ser tu tiempo de dedicación y tus ganas, no tu dinero, y aquí te enseñaremos todo lo que este en nuestras manos.

2. Utilizar muestras de baja calidad

Primero de todo, aclarar que cuando hablo de muestras me refiero a los samples de las librerías de audio que utilizamos para producir. Esto es algo vital, y además es algo que está en nuestra mano desde el minuto uno de nuestra carrera artística. Nosotros decidimos si trabajar con calidad o no, y fuera de que seamos unos fenómenos en mezcla y procesando audio si la materia prima es mala no hay nada que hacer.

Pero, ¿qué factores determinan la calidad de mis audios?

Frecuencia de muestreo o sample rate

Cuando una señal se convierte de analógico a digital (nuestros samples son digitales) la calidad que se pierde en esa conversión variará según la frecuencia de muestreo en la que se haya trabajado. Digamos que al realizar dicha conversión el audio toma ciertas muestras de la señal digital para tener una referencia y ajustarse lo máximo posible a la original, a más muestras la calidad será superior. Por regla general el estándar es trabajar con 44100 o 48000 muestras por segundo, todo lo inferior a estos márgenes deberíamos descartarlo.

Esto lo debemos tener en cuenta sobretodo cuando trabajamos con samples que han sido grabados “en la vida real”, así como guitarras, baterías, sonidos de sintetizador y un largo etcétera. En este caso pasan de su estado analógico (el sonido que sale del instrumento original) a digital mediante línea (cable directo) o bien grabándolo con un micrófono. Una vez captado el sonido, pasará a una unidad DAC (Digital Analog Converter) donde convertirá la muestra a digital con mayor o menor calidad en función de los parámetros del aparato.

 

A más muestras más calidad

 

3. Estancarte en el mismo loop

Estas rato y rato escuchando la misma parte del track, te gusta y ha quedado bien, pero no sabes cómo avanzar. No te voy a engañar, esto nos pasa a todos, y te pasará siendo novato como siendo el más profesional de todos. Lo que sí podemos mejorar y cambiar son nuestras acciones cuando nos encaramos a un problema así. Lo común es agobiarse, ponerse nervioso o enfadarse con uno mismo, eso ya depende la persona. El caso es que dejamos de disfrutar y cuando perdemos eso en algo tan creativo y necesitado de cariño como es la música, es difícil que los resultados lleguen.

¿Qué hacer cuando nos estancamos?

Un truco muy interesante que aprendí en la última entrevista a Joan Reyes fue el siguiente. Si te bloqueas añadiendo elementos y desarrollando tu estructura, juega el papel contrario, juega a quitar en vez de poner. Coge ese loop y extiéndelo durante los minutos que vaya a durar tu canción.

Una vez tengas esto, ve quitando fragmentos de pistas como si fueras esculpiendo dicha estructura. Para ello te puede servir poner en la última pista una canción de referencia que te guste para poder tener una guía de qué hacer en cada parte de tu track. Esta técnica la explico con detenimiento en mi ebook gratuito trucos para producir más rápido y acabar temas, donde también colaboró Joan Reyes y otros productores como Uner y Julio Posadas.

Después de “esculpir” el resultado quedaría así.

4. Sobrecargar el Arrangement

Cuantas más pistas tengamos, más difícil será la mezcla y más difícil será para nuestro ordenador procesare el proyecto. Menos es más. Cada pista que pongamos en nuestro arrangement (estructura) debe tener un papel fundamental. Si nos preguntamos, ¿esta pista qué aporta exactamente?, y no conseguimos darnos una respuesta clara, dicha pista debería ir fuera.

La clave para conseguir que una canción suene llena a nivel frecuencial e interesante no es el número de pistas que tiene, si no tener claro que aportan y que bandas de frecuencia ocupan cada una de ellas así de cómo jugamos y moldeamos las pistas que ya están en juego para crear cambios, originalidad e interés en lo que está sonando.

5. No dar importancia al volumen

Cuando mezclamos nuestros proyectos, muchas veces nos complicamos demasiado con ecualizadores, compresores y limitadores sin tener en cuenta que el principal aspecto y lo primero que debemos arreglar es algo tan sencillo como el nivel de volumen de nuestras pistas.

Un truco práctico para ello:

  • Bajar el nivel de todas las pistas hasta 0
  • Seleccionamos la pista que tiene más importancia, en electrónica suele ser el bombo o un sintetizador principal que haga la melodía
  • Subimos el volumen a -4dB’s o -3dB’s aproximadamente de nuestra pista importante
  • Ahora subiremos el volumen a todas las pistas por individual asegurándonos de que no se interponen por encima de nuestra pista principal ni que sobrepasen su nivel de -4 o -3 dB’s
  • Damos el volumen justo al resto de pistas hasta que notemos la presencia justa que queremos en cada una

Ableton Live Session View

La mezcla completa, es decir, la pista master no debería superar el nivel de decibelios que marca nuestra pista más destacada, esos -4 o-3dB’s de los que hablábamos ya que deberemos dejar el famoso espacio llamado headroom que nos servirá para realizar el mastering.

Nota: Si eres principiante es bueno que esto último lo tengas en cuenta, pero aún hay otros muchos aspectos que puedes aprender antes que técnicas relacionadas con la masterización.

6. No eliminar frecuencias innecesarias

Otro error frecuente cuando empezamos en esto de la producción musical es “limpiar” las pistas. ¿A qué me refiero con esto de limpiar las pistas? Bien, como he comentado en alguna ocasión, el ser humano es capaz de percibir desde los 20Hz hasta los 20Khz, es decir que el sonido con el que se trabaja ocupa ese margen frecuencial. Pero esto no significa que siempre tenga información válida en todas y cada una de las frecuencias.

Por ejemplo, un Hi-Hat tendrá información válida (sonido) en las medias y altas frecuencias, no en los graves. Veamos un ejemplo utilizando el ecualizador paramétrico EQ Eight de Ableton Live.

 

Espectro de un Hit-Hat en EQ Eight
Espectro de un Hit-Hat en EQ Eight

Vemos lo que os decía, si queremos limpiar este audio tendremos que hacer una ecualización tal que así. Con el filtro 1 hemos realizado un Low-Cut cortando allí donde no suena nuestro Hi-Hat.

 

Hit Hat ecualizado con EQ Eight
Hit Hat ecualizado con EQ Eight

Aunque nos parezca que no haya apenas información en el tramo de Low-End (graves) que hemos eliminado es mejor asegurarse esas bandas con un EQ ya que pueden aparecer ciertos transientes/armónicos que interfieran negativamente en nuestra mezcla. Si estás hecho un lío sobre cómo mezclar el Low-End te garantizo que un buen dominio de ecualización hace milagros en nuestra mezcla.

7. Trabajar con alto volumen en los monitores

Una tendencia muy común es la de subir demasiado el volumen de nuestros altavoces o auriculares, pensamos que así tendremos una imagen más real del sonido, que detectaremos mejor los fallos o bien que por que nos venimos arriba y pensamos que estamos en una discoteca. No es necesario. Estás en el estudio no en el club, y si bien es cierto que en según que momentos subir el volumen nos sirve para ver hasta qué punto suena bien nuestra producción, en el día a día deberíamos trabajar con un volumen bajo-medio. Una buena mezcla sonará bien a medio volumen como en alto volumen y nuestra salud auditiva lo agradecerá enormemente.

8. Pensar en la masterización

Es cierto que un buen mastering puede arreglar ciertos problemas de mezcla, pero no hace milagros. Si la mezcla de tu tema no suena como debería, sigue trabajando en ella hasta arreglarla, al fin y al cabo la masterización es subir el volumen, normalizar nuestra pista a un nivel que cumpla con los estándares de la industria para poder comercializarla.

Si masterizamos conseguiremos realzar todo lo bueno de nuestro tema, pero cuidado, también realzamos lo malo. Cuando empezamos a producir música electrónica tenemos mucho trabajo por delante en aprender técnicas de producción como de mezcla antes que del mastering, así que te recomendaría que si eres novato te olvidaras de él por un tiempo y dejar espacio en tu mente para otros aprendizajes.

9. Ser un ermitaño de tu estudio

Se que cuando uno hace lo que le gusta el tiempo pasa y no te das cuenta. También es cierto que la música no avisa, viene cuando quiere, y más te vale estar en el estudio en ese momento, o tener una grabadora para tatarear y guardar esa melodía si te pilla fuera. Pero si hay algo que te puedo asegurar es que las personas necesitamos tomar aire, por más que pensemos que vamos avanzando y muy concentrados que estemos en el trabajo, no será la primera vez ni la última vez que te ocurra que después de una jornada intensiva de estudio al día siguiente al dar una escucha a tu proyecto te des cuenta de mil errores que cometiste y que en su momento no supiste ver. Hacer paradas para tomar el aire es necesario, das un descanso a tu cerebro y ayuda a avivar tu creatividad.


La semana que viene, nuevo artículo desde Producción Online con más consejos, trucos y aprendizaje sobre producción. Encuéntranos en:

producciononline.com

Facebook

Twitter

Instagram

YouTube

SoundCloud

Alex González

Alex González

Productor musical, técnico de sonido y amante de tocar botones que hacen ruido. También escribo en mi blog de producción de música electrónica producciononline.com