Hablar del Medusa Sunbeach Festival es hacerlo de uno de los eventos más importantes en el calendario festivalero del verano en nuestro país. La de 2017 ya es su cuarta edición y esta es posiblemente la que más expectación está creando tanto entre sus fans más habituales como en la escena electrónica en general. Guste más o guste menos, sobre el papel Medusa es uno de los festivales más punteros en España y también pelea por entrar en el TOP de festivales europeos, algo que si continua en la linea que está mostrando en los últimos años es probable que consiga. Pero todo esto es algo que seas más o menos afín al festival, ya sabrás. Así que hoy no estamos aquí para hablar de eso, sino para indagar en temas que la audiencia española en general tiene muy presente cuando se habla del Medusa Sunbeach Festival. Por ello, hemos entrevistado a uno de sus promotores, Andreu Piqueras.


Sabemos de buena mano que los festivales exageran las cifras de asistencia. Nunca hablan de entradas únicas vendidas, suman los días de asistencia y muchas veces inflan esos datos… ¿qué nos puedes contar sobre esto? ¿Es común este tipo de prácticas en un festival de vuestro perfil? ¿Que opinión os merecen?

Algún año, nosotros hemos podido maquillar las cifras al alza para poder ofrecer un número redondo a la prensa, pero en cientos, no en miles. Intentamos ser honestos con los medios que nos apoyan y no abusar del crédito que nos conceden. Por otro lado, exagerar demasiado puede causarte un problema con las autoridades de Protección Civil por exceder tu aforo máximo, y nosotros no queremos meternos en ese lío. Otros festivales agregan al cómputo la ocupación de las zonas de acampada. Siguiendo esa lógica, nosotros el año pasado habríamos dado una cifra de 222.000. En cambio, dijimos que fueron 145.000, a razón de unos 48.000 al día. Es una cifra cabal y realista.

Hemos visto (algunas veces de manera escandalosa) como en imágenes de festivales el público se clona para hacer que parezca que hay un mejor aforo. ¿Que opinión os merecen este tipo de acciones? ¿Las ves normales o son demasiado engañosas?

Nosotros no lo hemos hecho nunca. Trabajamos con algunos de los mejores fotógrafos de eventos musicales de España, como Raúl Barcia y Luis Crown, y ellos pueden atestiguar que no lo necesitamos. Con los line-ups que armamos y la producción visual de nuestros escenarios, nuestras fotos ya impactan sin necesidad de trampas

La contratación de alguien como Cabronazi ha llamado la atención de la escena por ser una figura que aparentemente no tiene nada que ver con la electrónica. Sabemos de su impacto en redes sociales pero nos gustaría preguntarte ¿no sería mejor contar con influencers que tuvieran un público objetivo similar al target de los asistentes de un festival, en este caso, del Medusa?

Este año nos traemos a 50 influencers, tanto youtubers como instagramers, de diversos ámbitos, como la moda, las tendencias, los viajes, los videojuegos o incluso la literatura. Queremos ampliar la base de fans del festival a ámbitos no necesariamente relacionados con la música electrónica. Cabronazi es uno más de ellos. Al aficionado acérrimo de la electrónica le puede sorprender, pero hay una realidad: sólo el 60% de nuestro público responde más o menos a ese perfil de experto. El resto es gente que simplemente quiere pasarlo bien, reírse, vivir una experiencia alucinante con amigos… Y la contratación de Cabronazi encaja ahí. Es un guiño para conectar con ese público joven y no experto. No tiene mayor importancia. ¡Ah! Y también traemos a influencers musicales, como SergeiRez.

Photo by: RAULBARCIA.com

Mucha gente os ha catalogado como el “Tomorrowland Español” -salvando las distancias, claro-, gracias al trabajo en los escenarios, los headliners de todas las recientes ediciones y los mundos de este año. A parte, vuestra forma de promocionaros en redes tiene algo de la escena de Tomorrowland, ¿para vosotros es un espejo en el que miraros?

¡Cualquiera que respondiera que no a esa pregunta, mentiría! Tomorrowland, Ultra Music Festival y Electric Daisy Carnival son los grandes focos de generación de tendencias en el ámbito de los festivales a nivel mundial. Nosotros acudimos cada año a ellos para aprender y coger ideas. Trabajamos duro para ofrecer en Valencia las mismas comodidades y atracciones que los mejores festivales del mundo. Y por cierto, a un precio 10 veces inferior, en algunos casos. Tomorrowland es el icono de una generación, y todos tenemos mucho que aprender de su modelo. Ahora bien, ellos no tienen nuestras playas ni nuestro clima. Eso no lo cambiamos por nada.

Hablando de grandes festivales, Tomorrowland y Ultra Music Festival también se han ido expandiendo durante los años por todo el mundo, y es chocante ver como en solo cuatro años Medusa es capaz de hacer lo mismo llevando el festival a México. ¿Buscáis expandir la marca por todo el globo? ¿Por qué México y no, por ejemplo, Asia, el mercado más emergente del momento en la actualidad en la escena electrónica?

Al mismo tiempo que trabajamos en Cullera, estamos dedicando cada vez más tiempo y recursos a Medusa México en marzo de 2018, una aventura apasionante. México es un país con 120 millones de habitantes y una economía emergente que está dando lugar a una creciente clase media. Es uno de los países donde más está subiendo la música electrónica. Hay hambre de macrofestivales. También es un país bisagra, a medio camino entre Estados Unidos y Sudamérica, lo que lo convierte en una plataforma estratégica. Hemos encontrado unos socios locales muy valientes y solventes, y nos hemos lanzado. Ya hemos avisado de que será la primera de más implantaciones internacionales. ¿Asia? No podemos adelantar acontecimientos, pero comparto el análisis: ¡es un mercado clave! Y Medusa quiere estar ahí.

Le dais una importancia muy notoria a la producción de los escenarios y sobre todo, este año, a la temática del festival. ¿Hasta que punto creéis que es importante crear una experiencia de festival diferente cada año, independientemente de los artistas que formen el cartel de cada edición? ¿Debe ser algo que complemente al line up y vaya de la mano con él, o alguna de las dos facetas es más importante en Medusa?

Según los análisis que hemos hecho, nuestras propuestas temáticas y las superproducciones de los escenarios son claves del buen funcionamiento de Medusa. Nuestra visión es ofrecer una experiencia visual cautivadora para la imaginación, y ése es el marco perfecto para un line-up potente. Esas dos patas forman el ADN de nuestra marca, a nuestros fans les gusta y vamos a seguir apostando por ello. Hoy en día, el público es muy exigente. Tiene a un clic de distancia miles de estímulos visuales, los mejores escenarios del mundo, los sets de los artistas más prestigiosos… Sólo cuando juntas todo eso con tu toque personal de identidad e innovación, y le invitas a ser partícipe del viaje, es cuando la fórmula funciona.

El mundo del streaming tanto musical como de video reina en las redes sociales a día de hoy, ya sea en directo o diferido, ¿os planteáis la posibilidad de retransmitir en directo el festival o, al menos, algunas actuaciones en un futuro?

Es una tecnología que va en ascenso y nosotros siempre queremos estar en vanguardia de las tendencias. Sin embargo, a diferencia del alemán, el británico o el danés, por ejemplo, creo que el latino o el mediterráneo busca experiencias más sensoriales. Ese modelo de ver un festival en el salón de tu casa tomando palomitas y gin-tonics puede funcionar en Oslo o Minnesota, pero creo que el público de aquí nunca sustituirá la experiencia directa. Tenemos la sangre caliente y queremos el paquete completo: bailar con Alesso o Richie Hawtin mientras conoces a alguien interesante, haces locuras y vives una noche para el recuerdo.


Charly

Charly

@charlytweet__