Don Diablo es un productor que ha pasado por muchas fases en su carrera hasta encontrar “su sitio“. Y por su sitio me refiero al estilo que le ha llevado a una fama considerable, a ser uno de los headliners más reclamados del mundo de la electrónica mainstream y a la vez ser muy valorado como productor dentro de la misma, algo que no siempre ocurre -véanse ejemplos como el de Steve Aoki o Dimitri Vegas & Like Mike, por poner solo dos-. En esta etapa, su música puede sonar cada vez algo más comercial, pero con su esperado álbum FUTURE ha demostrado que puedes asomar la cabeza en el mundo del mainstream intentando ofrecer un producto de calidad. Lo ha intentado y lo ha conseguido, mostrando una versatilidad que pocos productores de su circulo poseen a día de hoy.

El jefe de Hexagon ha optado por mantener su sonido más característico, el que le ha estado acompañando en los últimos años, pero con una versión algo diferente de este. Lo ha usado como pieza elemental del álbum, ha basado su LP en dicho sonido, pero permitiéndose el lujo de experimentar dentro del mismo, ofreciendo diferentes matices de un Future House que muchas veces puede llegar a sonar repetitivo. Un ejemplo muy claro es el tercer corte del LP, Put It On For Me junto a la vocalista Nina Nesbitt. Vocal comercial con un fin claro, el de enganchar a esa parte del público más mainstream, pero una instrumental trabajada y con el objetivo de mostrar otra nueva cara de si mismo en el estudio.

Esto es algo que sigue sucediendo a medida que avanza el álbum, con temas como Give Me Love, Head Up junto a James Nweman, Found You con Bully Songs o Reflections en solitario, un tema más personal, donde podemos escucharle acercándose mucho más al House y a un sonido de club -recordando a la esencia del nuevo y espectacular álbum de Dirty South, XV-. Su apuesta en FUTURE ha sido la de sacar a relucir todas sus armas como productor dentro del sonido que lleva dándole tantos éxitos en los últimos años, pero sin aburrir, sin estacarse, sin ofrecer un producto caduco. Demostrando que, posiblemente, dentro del juego de la electrónica mainstream es uno de los mejores productores de su generación.

El LP es largo, consta de un total de dieciocho temas, pero en absoluto se hace pesado. El constante vaivén de nuevos sonidos y pequeños giros de guion te mantienen enganchado a FUTURE desde el primer track hasta el último. Don Diablo ha firmado así uno de los mejores álbumes de los últimos años en la escena mainstream y, de paso, manda un mensaje clarísimo: es posible renovarse y seguir ofreciendo cosas nuevas dentro de un mismo estilo/sonido. Y en su caso, es posible hacerlo de sobresaliente. Puntazo para Don Diablo, que le servirá para seguir subiendo escalones y afianzarse definitivamente como uno de los artistas que más merecida se tiene su alta posición en la escena de la electrónica mainstream.

Charly

Charly

@charlytweet__
  • Jaime A.G.

    Versátil mis polainas… tiene unas cuantas canciones rescatables, pero dos tercios son POP puro y duro!!