Quizá la hora llegó hace años. Quizá vamos un poco tarde. Quizá era solo la esperanza de que todo volviese a una normalidad razonable y aceptable. No lo sé. Lo que sí sé es que por mucho que dentro de unos años la cosa cambie, pues todo indica a que tal y como está evolucionando la escena a día de hoy, legalmente hablando y sin trampas, le decencia de los resultados del TOP 100 DJ Mag volvería a esos mínimos aceptables, la realidad es otra. El TOP 100 se ha convertido en un escaparate comercial tanto para artistas que necesitan de ello por su falta de talento en el estudio, como también para, por desgracia, artistas con un potencial enorme tanto a los platos como en el ámbito de la producción que o bien necesitan del empujón que aparecer en la lista te proporciona o simplemente por pura avaricia.

No me voy a poner a juzgar las acciones de cada uno, todo el mundo debe ser consecuente con lo que hace y, los resultados o el legado de cada artista es algo palpable y a lo que todos tenemos acceso: el trabajo y la puesta en escena de un artista habla por encima de sus números, campañas publicitarias y demás ingredientes añadidos más allá de lo estrictamente musical. Solo por mencionar unos pocos ejemplos  -y sin entrar ya mucho más en lo superficial del asunto, pero como comprenderéis hay que darle un poco de contexto a todo lo que viene explicado a continuación-, hablemos de Timmy Trumpet o Quintino, dos artistas que hace algunos meses se publicitaban en la versión web de DJ Mag -y suponemos que también en la versión impresa- con banners pidiendo el voto para el TOP 100. Casualmente, estos dos artistas han logrado colocarse en lugares muy altos respecto a otros artistas que, con todo mi respeto para ellos, tanto en repercusión y número de fans -que al final es lo que cuenta para la lista- como en calidad y aportación al mundo de la música, están muchos peldaños por encima de ellos.

Pero todo esto ya lo sabíamos, ¿no? Algún que otro claro ejemplo encontraréis si andáis al día en cuanto a electrónica mainstream se refiere, pero con dos creo que será suficiente. El hecho de poder respaldar una más que sospechosa alta posición en el chart con el hecho de que apareciesen publicitándose en la revista, ya lo dice todo.

Una vez entrados en materia, vamos al lío. A lo verdaderamente importante: las agencias. A día de hoy, son pocos los DJs y productores firmados con una major y una agencia que tienen un control absoluto de todos sus movimientos como artista, para las empresas que controlan su música, su comunicaciónmerchandisingprensa y lo más importante de todo, sus actuaciones, ellos no son más que un PRODUCTO. Lo escribo en mayúsculas para que quede bien claro que aquí lo único importante para quien maneja el cotarro y coloca a los DJs en este u otro festival, es tu producto. Su producto. Si no vas a darle un beneficio, o no pueden sacarte una rentabilidad como eso, como producto, no les interesas. En cierto modo es comprensible, así es como funciona el mundo. Y la mayoría de nosotros hemos permitido  de alguna manera y en algún momento que esto siga funcionando así.

Hablemos de los mercados emergentes: AsiaLatinoamérica. En el caso del segundo y más concretamente, países como Brasil o México están experimentando un crecimiento espectacular en los últimos tiempos y hacerse un nombre lo más rápido posible entre los fans de estos territorios traerá grandes beneficios una vez dicho mercado se asiente y evolucione para ponerse al nivel del resto a nivel global. Lo mismo ocurre con el mercado asiático, prueba de ello la intención de Tomorrowland de llevar el festival a Bangkok en apenas dos años. Otros grandes indicadores los encontramos en el propio TOP 100 de DJ Mag, pues este año tenemos en la lista una presencia hasta ahora inédita de artistas asiáticos y latinoamericanos que al menos la gran mayoría de la gente, desconoce.

Con ese último detalle, queda bastante claro que hasta la propia revista quiere introducirse en esos mercados, y no sería de extrañar que dentro de no muchos años encontráramos artistas de dichos países y procedencias en posiciones más altas y con una presencia mayor en la lista. ¿Por qué? La misma explicación que cuando hemos hablado de las agencias o de las majors, DJ Mag también es una empresa -y no pequeña precisamente-, un negocio, y como tal busca expandirse y seguir ganando más dinero. Licito, cuanto menos.

Con todo esto, la conclusión es que una gran parte de los artistas que encontramos en el TOP 100 de la DJ Mag de este año están colocados ahí por agencias de management y booking, majors y, en algunos casos, ellos mismos, aunque el porcentaje ahí ya es más escaso porque no todo el mundo dispone de los recursos como para permitirse dicha inversión. ¿Vale la pena invertir en ello? Quizá sois muchos los que os habéis hecho esa pregunta, pero tiene fácil respuesta: vale mucho la pena. Lo que pueda costarle a tu agencia colocarte en el TOP 100 lo va a recuperar con tus actuaciones en dos o tres grandes clubs o festivales durante el año, no más. Repasad la cantidad de artistas que discográficas como Spinnin’ o Armada tienen en la lista, echad un ojo a su presencia masiva en redes sociales y al inmenso roster de artistas que poseen, y os daréis cuenta de como poco a poco todas las piezas encajan.

Lo que podía ser una forma más o menos razonable de medir año a año los logros y méritos de los principales artistas de la escena electrónica mundial ha terminado convirtiéndose en una máquina de hacer dinero, tanto para la propia DJ Mag como para los artistas que aparecen en ella.

Lo negativo y contraproducente de todo esto es como luego las agencias inflan el precio a clubs y festivales de todo el mundo solo porque su artista está en X posición del TOP 100 DJ Mag. Eso es algo que ocurre, es una práctica frecuente y los principales damnificados son los festivales que muchas veces tienen que elegir entre contratar a una superestrella de los primeros puestos para poder vender un mínimo de entradas y poder hacer rentable su evento, o por el construir un line up repleto de artistas de un calidad habitualmente mayor pero de una repercusión y conocimiento entre los fans del festival mucho menor. Principales porque evidentemente, tu, que acudes año a año a ese festival y te preguntas porqué tal artista o tal otro nunca vienen, no me atreveré a decir que el TOP 100 es el causante de que no aparezcan, pero gran parte de culpa la tienen los daños colaterales a nivel económico que charts como el de DJ Mag producen a la escena electrónica.

Pero bueno, ya basta de quejas, pegas y problemas, ¿no? Creo que en cierta manera es necesario poner estas cosas sobre la mesa y hablar sobre ello sin miedo y sin tapujos. Creedme, contaría más de lo que expongo aquí pero daría para demasiadas horas y no dispongo de ellas, o simplemente sería algo más cómodo de charlar cara a cara y debatirlo de un modo más profundo, pero quejándote de algo en el 99% de las ocasiones, no consigues arreglarlo, hay que proponer soluciones o alternativas, y con ello quiero cerrar este artículo.

Luchar contra algo tan grande como lo ya creado por DJ Mag es muy difícil, y cualquier acción a nivel individual no cambiará mucho mas cosas. Hacerlo de forma colectiva sí lo hará, y apoyar a esos artistas que, en mundo ideal crees que deberían estar por delante o merecen más reconocimiento que todos los que forman el TOP 100 de DJ Mag -o al menos casi todo- puede arreglar parte delproblema“. Apóyales de verdad, al 100%, con todo lo que esté en tus manos: si te lo puedes permitir, compra su música o ve a sus shows. Añade sus últimos lanzamientos a tus listas de Spotify, por mucho que apenas tengas seguidores en la plataforma, su música ganará en posicionamiento y poco a poco le hará crecer más y más. Si de verdad quieres apoyarle, también interactúa con ellos en sus principales redes sociales, sobre todo en Facebook, haz que sus publicaciones se vean, compártelas, comenta que su nuevo track te ha encantado y no dejas de escucharlo.

Todo esto puede parecer una tontería, pero a veces gastamos más tiempo en quejarnos de lo que no nos gusta que en alzar la voz por lo que sí nos gusta y de verdad nos llena con acciones tan sencillas como las que acabo de describir. Pídele en los festivales, hazle saber a la organización de los eventos a los que quieres ir que deseas ver a ese DJ o productor, y si conoces a más gente a la que le guste dicho artista y le encantaría ir a verle en directo, convénceles para que también se hagan notar. Cada acción cuenta, por pequeña que sea, y poner el foco en lo positivo por encima de lo negativo quizá no cambie las cosas y de la vuelta al asunto, pero si puede devolver algo de cordura a un mercado y una industria que cada vez más parece un despropósito musical y artísticamente hablando.

Si habéis llegado hasta aquí, tenéis mucho mérito. Gracias por la lectura, y feliz domingo. Cambiar las cosas está en nuestras manos.
Charly

Charly

@charlytweet__
  • Laura Dueñas Lopez

    *se levanta y aplaude*

    Qué grandes verdades dices. Al 100% de acuerdo. Uno no puede “luchar” solo contra algo tan grande y con poder. Tiene que ser algo conjunto, aunque sólo se consiga que se mueva una pieza. No es una lista de talento, sino de demostración de poder de las discográficas. Algún Dj se ha atrevido a explicar el verdadero fondo del “Top 100” de DjMag (lo pongo en comillas porque no lo considero una lista honesta, ya que los FANS “votamos” y NO se cuentan los votos, como otros premios musicales con VERDADERO reconocimiento), pero bueno. Cada año, no estoy de acuerdo con estos resultados, pero que se le va hacer. Yo pienso seguir apoyando a los y las Djs que me gustan y creo que son buenos aunque sus posiciones sean ridículas/lejanas, en esta ridícula lista.
    Es más, creo que a muchos Djs les da igual la posición en la que se ubique su nombre. Claro que a Dimitri y a Mike (entre otros) les importa bastante y a los clubs asiáticos (como ya una vez explicasteis).

    En fin, gran artículo y buen trabajo. Es genial poder “debatir” con alguien este “polémico” tema de DjMag.

    Saludos! 😀

  • Jaime A.G.

    Que el DJ Mag es una broma de mal gusto se sabe desde hace tiempo, pero también deja entrever que la verdadera música electrónica está a punto de ser sobrepasada por el POP disfrazado, si esto sigue así el otro año seguro el top 5 es de chainsmokers, major lazer, marshmello, alan walker y kygo…

    Dos problemas en uno, esto se ve difícil de superar.

    • dyzzer

      Vaya tontería has soltado. Marshmello y Chainsmokers son pop disfrazado pero Martin Garrix, Alesso, o el mítico David Guetta no? Te invito a que vayas a un directo de Chainsmokers.

      • Jaime A.G.

        El punto de que el pop va a superar a la electrónica sigue siendo válido.

        • dyzzer

          En que momento la electrónica ha estado por delante del pop comercialmente hablando?

          • Jaime A.G.

            Durante el boom del BigRoom y el progressive (2012-14), montones de festivales y clubes generaron una industria billonaria, dominaron la radio y el streaming, no había día en el que no oyeras animals, atom, tsunami, summer, etc.. cada canción novedad del estilo sonar por ahí.

            Y hoy, ni el dance, ni el trance, ni el EDM, todo puras canciones pop sin alma… coño si hasta las canciones de cuna tienen más BPMs…

          • dyzzer

            Porque como todo el mundo sabe, el big room tiene un alma… mira macho….

  • Servera

    Y otro año mas, participé en esta lista con mis votos, iluso de mí, pensando que nuestros votos se tienen en cuenta…. Lo que propones de apoyar a nuestros djs/productores favoritos dia a dia por las redes sociales y acudiendo a verles en todo lo que nos sea posible me parece, dentro de lo poco que podemos hacer por cambiar esto, lo mejor. Espero que la cosa cambie poco a poco, a mejor

  • Cherif Ibrahima Diop

    Es una mierda.Todo dinero.Nada de musica. No hay djs no nada. Dile a estos “djs” que te pinchen 8 horas……………..