Cuando Disclosure anunciaron su temporal retirada, todos teníamos en mente un objetivo claro de cara a su regreso: el tercer álbum. Tras enamorar al mundo y emerger como futuras estrellas de la electrónica con su primer largo Settle, con el segundo bajaron el nivel. Caracal estuvo lejos de ofrecer lo esperado, álbum donde no supieron sacar el suficiente parte a colaboraciones que prometían ser de lo mejor del trabajo. Finalmente, lo más destacado de Caracal lo encontramos en los temas con menor atención del álbum, pero el sentido general sobre él fue un desencanto que, con el paso de los meses, sigue presente.

Dejando todo eso atrás, las expectativas de cara al nuevo proyecto que afrontan los hermanos Lawrence son altas. De ellos siempre vamos a esperar el máximo, porque con Settle ya demostraron que podían ofrecernos algo único y, aunque en Caracal ese nivel bajase, lo positivo del álbum brilló por encima de lo negativo -o al menos nosotros quisimos quedarnos con eso- y dejaron pinceladas de lo que podría ser un sonido evolucionado respecto al de su primera etapa como productores. Lejos de especulaciones y predicciones, lo único cierto es que el hype va a ir aumentado a pasos agigantados a medida que lleguen nuevas noticias y el 2018 vaya avanzando.

La mala noticia es que Wild Life, el festival que Disclosure organizan desde 2015 junto a Rudimental, queda cancelado este 2018 para poder enfocarse a las sesiones de estudio. Estas darán como resultado el tercer LP, así que la perdida no es en vano. Por lo que ellos mismos han anunciado, Wild Life volverá también en forma de festival de cara al 2019. El descanso que se han estado tomando es merecido, pues desde el lanzamiento de Settle no han pararon ni un segundo de hacer música, dar shows y embarcarse en nuevos proyectos. Puede que el resultado sea un álbum al nivel del primero. Al menos, esa es la esperanza.

Charly

Charly

@charlytweet__