Tras 22 ediciones celebradas ininterrumpidamente durante las cuales ha conseguido posicionarse como uno de los festivales más veteranos y relevantes en España y podemos decir con toda seguridad que también en Europa, el Festival Internacional de Benicàssim, mejor conocido como el FIB, ha celebrado este año una edición de récord donde EDM Spain ha podido estar presente por primera vez y de la cual tenemos muchas cosas que contaros.

Asistir al festival en una ocasión como esta nos generaba verdadera expectación tanto por el gran cartel del que gozaba como de todas las innovaciones que presentaba respecto a años anteriores. Para poder contaros la experiencia desde una perspectiva más cercana y personal, os lo contaré en primera persona si no os importa.

El jueves 13 de julio daba comienzo el festival tras varios días en los que Benicàssim ya había sido invadido por una gran cantidad de fibers, destacando otro año más la presencia de los asistentes británicos en gran afluencia, dándole así un toque más internacional si cabe. Nosotros, por precaución y siendo conscientes del gran número de público que acogería esta edición, decidimos acreditarnos dos días antes para evitar posibles esperas. Muchos de los fibers ya habían calentado motores los días previos con las llamadas Prefib – fiestas previas organizadas por el festival en distintos lugares ajenos al recinto -, pero lo que se nos venía por delante era algo que pocas veces habremos visto y podremos ver en España de forma tan conjunta y seguida. Lo que más puedo destacar de lo visto este primer día, es la impresionante puesta en escena que ofrecía The Weeknd en el escenario principal, haciendo gala una vez más su espectacular voz en directo en un concierto que apenas dejó huecos libres entre todo el aforo del escenario Las Palmas.

En el ámbito electrónico, además de Bonobo, quien se encargó de inaugurar el escenario principal en lo que a artistas, como ya digo, electrónicos se refiere, destaco el set de TroyBoi en el South Beach Dance Stage. Set cargado de Trap muy fiel al productor si hablamos del bassline, culminando con ciertos temas de corte más House con los cuales ha experimentado este año. Kölsch le cogió el relevo con una sesión de 2 horas donde poco repertorio se dejó en el bolsillo, ya que pudimos escuchar la gran mayoría de sus temas más reconocidos. Para terminar con el jueves, mencionar también el gran éxito que cosechó de nuevo la zona del South Beach Pool Stage, llena desde principio a fin, donde la guinda la tuvieron Bejo y Dj Pimp, siendo el primero uno de los artistas revelación estos últimos años en España con el surgimiento de los “traperos”.

Llegó el segundo día, el cual contaba con más cabezas de cartel que los restantes, ya que estaba encabezado por Los Planetas, Foals y deadmau5, siendo este último quizás la actuación más esperada en el ámbito electrónico. Lo más destacado del viernes fue, en primer lugar, el directo de Foals, los cuales llegaron sin hacer mucho ruido pero terminaron llenando el escenario Las Palmas y con gran respuesta del público. En segundo lugar, el grupo español La Casa Azul, quienes levantaban expectación entre los asistentes y registraron una buena entrada y un gran ambiente en el escenario VISA.

Al mismo tiempo que terminaron, sobre las 02:30 horas de la madrugada Joel Zimmerman se presentó sobre el escenario Las Palmas –sin el Cube 2.1 desgraciadamente pero con otro escenario que poco tenía que envidiarle-. Durante la primera media hora contada ofreció un mini set de Techno sin utilizar ni un tema de su amplio repertorio. Tras esto, el canadiense se enfundó la mau5head y no se hizo más de rogar, Imaginary Friends puso patas arriba el FIB. Concluyó con una hora en la cual pudimos escuchar Ghosts n’ Stuff, The Veldt (Tommy Trash Remix), Avaritia, vocales míticas como la de I Remember y otros grandes temas del ratón acompañados de alguna que otra ID. Todo esto acompañado por las visuales impresionantes que día tras día nos suele enseñar en su propia cuenta de Instagram al tiempo que las diseña. La noche había llegado a su éxtasis pero Jameszoo desde el South Beach Dance Stage se encargó de cerrar el segundo día con otra gran muestra de su talento.

El sábado se presentaba con un sold out absoluto, gran parte de culpa la tienen Liam Gallagher y Red Hot Chili Peppers, principales exponentes del cartel de la tercera manga. Antes de todo esto pudimos ver a Mala Rodríguez dando pruebas evidentes de su talento sobre el escenario VISA, reafirmando las nuevas tendencias musicales que nacen cada vez con más frecuencia, entre las cuales se encuentra su fusión entre Rap y Flamenco. Cuando la andaluza estaba finalizando su concierto, Liam Gallagher reapareció en el escenario principal del FIB casi 8 años después de que junto a Oasis, diese uno de los últimos conciertos del grupo antes de la separación. Poco podemos decir que no sea un éxito lo que cosechó Liam en su vuelta a Benicàssim. El artista de Manchester tocó los temas más emblemáticos de la banda junto con los de su primer disco como solista, consiguiendo una mezcla de nostalgia con innovación y evolución.

Tras él, llegó el turno de Red Hot Chili Peppers, el momento cumbre del festival. –En cinco años que llevo asistiendo al festival jamás había visto tanta gente en un concierto, superando al de The Weeknd, no cabía un alma más dentro del espacio del escenario principal-. Prácticamente 40.000 personas abarrotaban la zona del escenario Las Palmas. Independientemente del estilo que se prefiera, debo decir que asistir en directo a un concierto de los californianos fue un honor, no se dejaron ni uno de sus míticos temas en la chistera y ofrecieron solos, bises, participación con el público y un sin fin de sensaciones que dan a entender por qué llevan tantas décadas siendo uno de los grupos más emblemáticos del mundo. Una vez finalizado el concierto es importante mencionar que la organización junto con la seguridad del FIB ejecutaron con éxito la salida de la gente con diversas salidas preparadas especialmente para el concierto siendo conscientes del llenazo. Prácticamente al mismo tiempo, en el VISA, Peter Doherty dio otro espectáculo a su manera. Un concierto reivindicativo, donde la música no era toda la protagonista. Podemos decir que el irlandés sigue en su línea.

Desde las 00:30 a la 01:30 Rüfüs nos ofrecieron un gran directo como era de esperar, pero la gran actuación de la noche si hablamos de música electrónica fue la de Mura Masa. El joven artista, que había lanzado su primer álbum de estudio un día antes, llenó el escenario VISA durante los escasos –sí, se me quedaron muy cortos- 50 minutos que duró su concierto. Música en directo y la voz de Clara Amfo acompañándole donde presentó todos los singles del disco como Love$ick, What if I go, Firefly o All Around The World acompañados por otros grandes temas como Lotus Eater dieron como resultado uno de los mejores directos de todo el festival. Mi más sincera enhorabuena, Alex. Dado que ya les había visto en directo, decidí prescindir de ver a Biffy Clyro al coincidirme con Mura Masa y al escuchar solamente sus temas finales no puedo contaros muy bien cómo fue su concierto. Pero leyendo la prensa podemos deducir que se desenvolvieron muy bien, ya que afirman haber dado su mejor concierto en España. Por último, mencionar que tuvimos a QWERT, cabeza de Groove Street dando guerra en el South Beach Pool Stage de 03:00 hasta las 04:30 con otro set impresionante –esta vez quizás menos agresivo que en las fiestas que organiza el colectivo dado que la ocasión requería música más apartada del Bass House– que llenó la zona playera. Con esto podemos poner punto y final al penúltimo día.

 

Cuando parecía que las energías se agotaban y que el número de personas que iban a asistir al último día del FIB se iba a reducir considerablemente, sucedió todo lo contrario. Manteniendo la media de los demás días a excepción del sábado donde se superó con creces, durante el domingo se registraron más de 42.000 asistentes al festival cerrando la edición de 2017 de manera impresionante. Dua Lipa fue la primera actuación destacada del domingo. Voz inmensa en directo, una selección de canciones que hizo moverse al público de principio a fin y en definitiva, una prueba más del gran futuro que le espera a la artista. Prácticamente a la vez pudimos tener a Love Of Lesbian en el escenario VISA, siendo estos uno de los grupos nacionales más demandados y destacados del festival.

Como me sucedió el día anterior, me coincidieron Kasabian y Kaytranada a la misma hora, pero al haber visto ya a los primeros en directo, sin ninguna duda decidí aprovechar una de las pocas oportunidades que se me ofrecían de ver al haitiano-canadiense en España y acudí a su set. Una brutalidad, no hay mas. Hip-Hop, Dance, R&B, Trap, UK Bass, y un sin fin de estilos –tal y como esperaba- resultaron la que para mí, fue la mejor actuación de la noche. Diría que fue el mejor set que escuché en el festival, pero teniendo en cuenta el altísimo nivel que había, me contradiría. Poco después el ya veterano grupo en España Crystal Fighters, nos ofreció otro enérgico directo con todos sus temas más mediáticos aunque quizá la música en directo con falta de instrumentos electrónicos les perjudicó un poco, pero ambiente de 10. A la vez, Tiga cerró el escenario VISA con dos horas de Tech House y Minimal al más puro estilo del canadiense. Lo más destacado y también tradicional para cerrar el festival, fueron los sets de Amable en el R3 FIB Club y posteriormente de Aldo Linares en el South Beach Dance Stage, terminando otro capítulo más en la historia del Festival Internacional de Benicàssim con grandísimo éxito y mucha expectación para el futuro.

En cuanto a valoración general, puedo concluir diciendo que el servicio fue excelente; mucha seguridad, las barras siempre con empleados a disposición, los puestos de información disponibles a cualquier hora, equipos de sonido y de luz excelentes… todos estos elementos que no aparecen en letras grandes en el cartel son detalles que a priori no tenemos en cuenta pero que hacen grande un festival y dan ejemplo a muchos otros. Ha sido un placer asistir de nuevo a un festival donde no se ponen límites ni a la música ni a los artistas, donde se apuesta por todo y donde hay música para todos los gustos y edades. Gracias a la organización del FIB por permitirnos vivirlo en primera persona, ¡y hasta el año que viene!

Diego Soriano

Diego Soriano

Forgive me for my wrongs, I have just begun