Uno de los asuntos más comentados sobre Ibiza en los últimos años no ha tenido nada que ver con lo musical. Está fuera de todo lo que ha significado Ibiza desde sus inicios, pero a su vez se acerca a lo que está representando cada vez más en los últimos veranos. Precios altos, en ocasiones desorbitados, y ofertas que solo pueden permitirse unos pocos. Has acertado, hablamos de los alquileres. ¿Cuantas veces has leído  o visto en las noticias que trabajadores han tenido que dormir en coches, furgonetas o balcones por no poder pagarse una habituación -que ya no un apartamento completo, ojo, una mera habituación- con su sueldo? Nosotros, al menos, demasiadas. Y Airbnb tiene algo que ver con ello.

No es nada nuevo que los alquileres en España están bastante altos en los últimos tiempos, pero eso ya es otro tema que no tiene nada que ver con la electrónica y no nos toca a nosotros comentarlo, pero a su vez ha estado afectando a Ibiza de forma directa, y es por ello que hoy Airbnb podría tener los días contados en la isla blanca. El ayuntamiento de Ibiza ha tomado protagonismo señalando a la plataforma y se ha propuesto regular más que prohibir como indican algunos medios, su actividad en el territorio ibicenco.

La llegada de las plataformas digitales ha creado una situación insostenible. Lo que hemos vivido estos últimos veranos no es positivo para nadie y por eso queremos que el parque de viviendas vuelva a ser residencial y no turístico

Declaraciones bastante esclarecedoras de la situación por parte de Vicente Torres para El Confidencial, medio digital que destapaba la noticia está semana. La nueva Ley de Turismo puede sancionar tanto a plataformas como Airbnb como a propietarios de viviendas que se publiciten en ellas con multas de 400.000€ a 40.000€ respectivamente. Veremos como evoluciona la situación de los alquileres en Ibiza, pero rozaba lo insostenible.

Charly

Charly

@charlytweet__